Los bosques: un tesoro que custodia la Ruta de los Parques de la Patagonia

A la ruta de los parques de la Patagonia se la compara con la Amazonía no sólo por su endemismo, sino también por tratarse de una importante reserva planetaria de carbono. ¿Por qué?


La Ruta de los Parques de la Patagonia integra 17 parques nacionales emplazados en las regiones de Los Lagos, Aysén y Magallanes. Abarca más de 2.800 kilómetros rebosantes de paisajes prístinos, biodiversidad, endemismo y belleza escénica; un enorme hábitat de especies insertas en 11,8 millones de hectáreas, que se inicia en la ciudad de Puerto Montt y se extiende hasta el mítico Cabo de Hornos, pasando por más de 60 localidades y diversas culturas. Es un recorrido casi obligado para turistas aventureros y amantes incansables de la naturaleza y, por lo mismo, hay una responsabilidad en su cuidado, en entender los beneficios que generan los bosques y poder transmitir a las personas que nos visitan su relevancia.


La publicación “Ruta de los Parques Nacionales de la Patagonia: Conservación de la última naturaleza al sur del mundo” - liderada por Álvaro Promis, académico de la Facultad de Ciencias Forestales y de la Conservación de la Naturaleza de la Universidad de Chile, junto a Rewilding Chile - analiza los bosques presentes en la Ruta de los Parques de la Patagonia estimando que el 60.7% de superficie de los parques corresponde a la ecorregión del bosque magallánico subantártico; el 19,5% a la ecorregión bosque templado valdiviano; 3,9% a la estepa patagónica, y el 15,8% a rocas y hielos.


Respecto al uso actual del suelo, el análisis destaca que los parques nacionales presente en la Ruta conservan mayoritariamente áreas utilizadas por nieves y glaciares (25,3%), bosques (25%) y humedales (20,2%). Asimismo, y sobre el principal tipo forestal presente en la Ruta corresponde a: coigüe de Magallanes (37,2%), siempreverde (25,7%), lenga (18,5%) y ciprés de las Guaitecas (12,7%).


Reserva de carbono

A la ruta de los parques de la Patagonia se la compara con la Amazonía no sólo por su endemismo, sino también por tratarse de una importante reserva planetaria de carbono. Mientras el calentamiento global avanza amenazando el futuro del planeta, en el sur y extremo sur de Chile se alberga un pulmón verde que contribuye silenciosamente a su mitigación. Un estudio del Centro Mundial de Vigilancia de la Conservación del Medio Ambiente de las Naciones Unidas, con cálculos adicionales de National Geograhic Society y datos cartográficos proporcionados por Rewilding Chile, reveló que el suelo y la biomasa de los ecosistemas presentes en los bosques de la Ruta de los Parques de la Patagonia chilena acumulan 6.608 millones de toneladas métricas de carbono, convirtiéndola nada menos que en uno de los sumideros más importantes de Sudamérica, almacenando casi 3 veces más carbono por hectárea que los bosques de la Amazonía.

Ingrid Espinoza, directora de conservación de Fundación Rewilding Chile explica que “el valor total de los 17 parques nacionales en materia de almacenamiento de carbono nos dio 6.608 millones de toneladas métricas. Quizás el número no dice mucho en sí porque uno no tiene la dimensión, pero nosotros hicimos análisis comparativos preliminares y resultó que el valor de la hectárea de carbono en el caso de los bosques de la Ruta de los Parques es 3 veces más que el valor por hectárea de almacenamiento de carbono de la Amazonía. Por otro lado, estos 6.608 millones de toneladas métricas de carbono en los 11.8 millones de hectáreas protegidas en los 17 parques nacionales, equivale a casi el 30% de carbono total del suelo y la biomasa en todo Chile”.

Para la fecha del estudio (septiembre de 2019), acota la profesional, se muestra el almacenamiento de carbono para todos los parques nacionales, siendo los “con mayor almacenamiento de carbono en la región de Los Lagos: Pumalín y Corcovado; en la región de Aysén: el parque nacional Laguna San Rafael; en región de Magallanes: los parques Bernardo O’Higgins, Kawésqar y el parque nacional Alberto de Agostini”.


Pero ¿por qué es importante?: “El almacenamiento de carbono es esencial para la vida de los seres humanos, todos necesitamos oxígeno para respirar y hay un proceso natural que se produce con los árboles, también las raíces que es la liberación del oxígeno a través de la fotosíntesis, la captura de carbono y liberación de partículas de oxígeno que son las que nosotros respiramos. Ahora, estos resultados nos ayudan a saber qué y cómo proteger, dónde está la importancia de aquellas zonas que hay que proteger, qué objetivos de protección debemos tener y cómo valorar las regiones que ya están protegidas”, sostiene Espinoza.

Pero eso no es todo. Casi el 20% de la superficie de la ruta se compone de turberas: humedales extraordinarios que cumplen un importante rol ecosistémico al constituirse como un regulador del clima, atesorando 10 veces más carbono que cualquier otro ecosistema.


“Este tipo de elementos naturales que nosotros tenemos como una zona muy privilegiada en la Ruta de los Parques, nos permiten mitigar los efectos del cambio climático; así que es de suma relevancia. Por un lado, a veces se dice que esta zona está sobre representada por sus distintos tipos de bosques pero, en realidad, la conclusión que sacamos es que el tema no es si está sobre representada o no porque hoy en día es esencial esta zona más prístina, más natural, poder resguardarla porque hay una directa relación con el bienestar de las personas y esto pasa a ser, la Ruta de los Parques, un pulmón verde no solamente para Chile, sino que también para el planeta”, reflexiona la directora de conservación de Rewilding Chile.


Conservación

Hogar de alerces milenarios, lengas y cipreses, la ruta se desliza entre bosques, estepas y hielo; son enormes extensiones con baja huella humana y con un altísimo valor en la recuperación de procesos ecológicos.


Francisca Aylwin, gestora del Programa Territorial Integrado (PTI) Ruta de los Parques de la Patagonia de Corfo Los Lagos, sostiene que, además de “los beneficios ecosistémicos, de bienestar, culturales, de identidad, entre otros, que entregan los parques nacionales, son polos de atracción para personas que quieren visitarlos. Como PTI hemos puesto muchos esfuerzos en conjunto con Conaf y la Fundación Rewilding Chile, en desarrollar y actualizar los planes de manejo de los 4 parques nacionales que son parte de la Ruta de los Parques de la Patagonia en la región de Los lagos, ya que es la herramienta que nos permite potenciar su conservación, conocer las amenazas, planificar y gestionar las acciones a largo plazo, y también determinar zonas que pueden ser de uso público, que permiten recorrerlos, conocer su relevancia y sobre todo valorarlos, que es la base para su conservación, ya que no se cuida lo que no se conoce”.

Así, este patrimonio que hoy representa 11,8 millones de hectáreas protegidas, sitúa a Chile en una posición excepcional a nivel mundial en la protección y valorización de territorios que son reservorio tanto de belleza natural como de una biomasa forestal extremadamente valiosa para toda la humanidad.